A Ghost Kitchen no es la última película de Disney.

By 21 septiembre, 2020 Blog

Todo el mundo habla de ello.

Desde el Washington Post hasta el The New Yorker pasando por la revista Forbes . Todo el mundo habla de las ghost kitchen, también llamadas delivery kitchen, virtual kitchen, shadow kitchen, commissary kitchen, dark kitchen, o cloud kitchen. Sólo hace falta introducir el termino en algún buscador para que cientos de entradas aparezcan en tu pantalla contándote en qué consiste y que es un modelo de negocio que está en auge.

Y nosotros no lo sabíamos.

Como ocurre en ocasiones, resulta que nosotros teníamos una ghost kitchen y no nos habíamos enterado. Han tenido que venir los estadounidenses, con su habilidad para hacer de todo un negocio y bautizarlo con un nombre pegadizo, para que nos demos cuenta de que nosotros ofrecemos ese servicio desde hace casi tres años pero nadie se había percatado.

Drassanes 52 es una ghost kitchen.

Sí, Drassanes 52 dispone de una amplia cocina que se puede alquilar por horas, días, de manera ocasional o en periodos fijos de tiempo. Porque por muy fantástico que suene el término, una ghost kitchen no es más que una instalación profesional de preparación y cocción de alimentos configurada para la preparación de comidas solo para entrega.

¿Quién necesita una ghost kitchen?

Por ello, es el servicio perfecto tanto para empresas de catering como chefs privados. Los cuales no pueden mantener una cocina-obrador pero necesitan inevitablemente de dichas instalaciones. También es perfecto para empresas que ofrecen comida a domicilio pero no pueden soportar los altos costes de montar y mantener una cocina. De ahí el auge de los últimos años y más aún con la «nueva normalidad» que nos ha tocado vivir, Además, ofrece la posibilidad de practicar el «prueba y error». Pudiendo alquilar la cocina sólo los días que tienes pedidos y sólo por el tiempo que el volumen de trabajo necesita, ajustando los costes y rentabilizando la inversión.

Este modelo de negocio se conoce como economía de acceso. Ponemos a disposición de un grupo de usuarios unas instalaciones para su uso temporal.

No, no somos un restaurante.

Pero en Drassanes 52 vamos un paso más allá. Pues ofrecemos la posibilidad de alquilar una sala, a la que se abre la cocina, para poder organizar actividades gastronómicas para grupos cerrados. De manera que se puede elaborar y servir en el mismo espacio. No, no es un restaurante, ya que el acceso no es libre y no dispone de un horario de apertura y cierre. Es para eventos privados a los que sólo pueden asistir aquellas personas que previamente han contratado el servicio ya sea de manera individual hasta completar el aforo o de manera colectiva para un número determinado de personas.

Somos tu ghost kitchen.

La idea es flexibilidad y racionalizar los costes. Ya sabes, si tienes una iniciativa gastronómica, quizás Drassanes 52 es la ghost kitchen que necesitas.

Ghost Kitchen Valencia