Cosas que nos ha enseñado el confinamiento pero quizás ya sabíamos:

By 16 junio, 2020 Blog

El confinamiento al que nos hemos visto obligados como consecuencia de COVID19 nos ha enseñado cosas que seguramente ya sabíamos pero que obviábamos, al estar inmersos en dinámicas que no nos permitían tiempo para la reflexión.

Una de las conclusiones más extendidas entre muchos profesionales independientes es la prescindibilidad de mantener una oficina, con los gastos que ello conlleva.

Al vernos obligados durante estos meses a desarrollar nuestra actividad profesional en casa, han desaparecido muchos de los prejuicios que nos impelían a descartar esa posibilidad y nos obligaba a aceptar como inevitable el trabajar en un espacio que en la mayoría de los casos no necesitábamos.

Es cierto que en momentos puntuales tenemos la exigencia de reunirnos con un cliente u organizar una reunión de trabajo con otros profesionales con los que colaboramos en un proyecto, y ahí surge la pregunta ¿es rentable el gasto fijo mensual para realizar un par o tres de reuniones que podríamos organizar en un espacio por el que sólo pagaríamos por el tiempo de uso? Además, en muchos casos, estos espacios nos pueden ofrecer elementos de exposición de los que seguramente carecemos en la oficina, como proyectores, pantallas, pizarras.., soportes que pueden mejorar la comunicación.

La pregunta se contesta por sí sola. Invertir dinero en algo que la mayoría del tiempo no necesitamos porque nos hemos liberado de los prejuicios de trabajar en casa, resulta a todas luces un coste innecesario. Además, esta nueva dinámica nos permite controlar mejor los gastos derivados de nuestra actividad profesional y repercutirlos de manera más ajustada en nuestros presupuestos.

La «nueva normalidad» trae cambios sustanciales en la organización del trabajo que no tienen porqué ser negativos. De nosotras y nosotros depende convertir lo que a priori parece una dificultad en una oportunidad. Sólo entendiendo el cambio de paradigma podremos adaptarnos a una realidad que podemos construir mejor.

JMBM