Pop-up Store o tiendas efímeras, instrumentos eficaces.

By 23 febrero, 2021 Blog

Pop-up Store

Un invento del siglo XXI.

Las Pop-up Stores las podríamos definir como tiendas efímeras. Surgen en EEUU entre finales del siglo XX y principios del siglo XXI y rápidamente se extienden por todos los países anglosajones. En un principio surgieron ante la necesidad de vender un stock limitado en un corto espacio de tiempo. En la actualidad el concepto se ha extendido por todo el mundo. Su desarrollo ha derivado en una noción más abierta que abarca el marketing experiencial, el branding y el marketing promocional.

Espacios multifuncionales que se alquilan por horas o días.

Normalmente se buscan espacios por su ubicación, singularidad y adaptabilidad. El espacio tiene que ser polivalente, fácilmente adaptable a diferentes usos. La singularidad es un aspecto a tener en cuenta, ya sea por su arquitectura o su entorno, aportando originalidad. La ubicación es fundamental, una zona céntrica, un barrio de moda o su proximidad a alguna zona de recreo que ejerza como reclamo. También su accesibilidad. 

Un instrumento eficiente.

Las Pop-up Stores o tiendas efímeras son herramientas eficaces dirigidas a fidelizar a los clientes y explorar nuevos mercados. Permiten a las marcas involucrar a sus clientes en un ambiente singular generando una sensación de notabilidad e interactividad. Son muy adecuadas para campañas de temporada. En ocasiones el objetivo, más que vender en la tienda, es fomentar la imagen de marca y la demanda de productos, rentabilizando el negocio en otros punto de venta y en el e-comerce.

Las agencias.

La demanda de este tipo de acciones de venta está tan extendida que hay empresas que se han especializado en organizar y gestionar Pop-up Stores. Agencias que se encargan de buscar los espacios, de diseñar el interiorismo, la producción y el montaje, de la promoción online y offline, así como de los trámites legales, TPV y personal.

Al alcance de todos.

Pero las Pop-up Stores no sólo están al alcance de grandes firmas. Cada vez abundan más los pequeños comerciantes y artesanos que se unen y organizan Pop-up Markets. Con ello comparten los gastos inherentes a estas iniciativas y el espacio donde poder mostrar y comercializar sus productos. Esto permite el acceso a pequeñas empresas que de otra forma no podrían asumir su coste.

 

JMBM