¿Qué estás pagando cuando alquilas una cocina?

By 20 enero, 2021 Blog

¿Qué estás pagando cuando alquilas una  cocina?. En ocasiones, cuando pedimos presupuesto para el alquiler de una cocina necesaria para nuestro proyecto, no somos conscientes de lo que realmente estamos alquilando. 

Alquiler Cocina.Empecemos por lo obvio . Las instalaciones:

Las instalaciones necesarias para el buen funcionamiento de una cocina que cumpla con la normativa vigente son más complejas de lo que pudiera parecer. Desde la extracción de humos hasta la potencia máxima admitida, la organización del espacio y los materiales utilizados, electrodomésticos y utillaje, todo ello cumpliendo con una estricta normativa que garantice su seguridad.

Pero hay aspectos indispensables que pueden pasar desapercibidos a primera vista.

Primero los trámites burocráticos necesarios para la puesta en marcha de las instalaciones. Lo que incluye un registro sanitario inspeccionado periódicamente por la administración, imprescindible para realizar cualquier actividad culinaria con la correspondiente cobertura legal. También un proyecto técnico que certifique que las instalaciones cumplen con la normativa exigible y las medidas de seguridad para la licencia de actividad. Además se requiere un seguro que cubra la actividad y las instalaciones. También un certificado de control de plagas periódico y de revisión de los sistemas de extinción de fuego.

Y por último.

El mantenimiento de las instalaciones, electrodomésticos y limpieza que requiere un espacio de estas características, tanto para el bienestar de los usuarios como para garantizar la seguridad higiénica y alimentaria. Sin olvidar los suministros de agua, luz y gas.

Así pues

¿Qué estás pagando cuando alquilas una cocina? Hemos de ser conscientes de que son muchos los servicios indispensables para su funcionamiento, lo que inevitablemente repercute en el coste del alquiler. Una cocina es mucho más que cuatro fuegos y una pila. No perdamos de vista esta realidad si buscamos unas instalaciones que sean seguras higiénica y alimentariamente, además con la garantía de que cumplen con los requisitos legales.