Una nueva actitud para una nueva normalidad

By 27 agosto, 2020 Blog

Que después del confinamiento y sin vacuna nada iba a ser igual, eso todos lo sabíamos o al menos lo intuíamos. Después de 3 meses de estar en casa o con la movilidad muy limitada, uno casi empieza a olvidarse de vivir de otra manera. Así que cuando al fin empieza la desescalada y el camino hacía la recuperación de nuestras libertades, a algunos la progresión nos parece hasta rápida, pensando que nos va a costar muchísimo volver a socializar como antes y volver a aquello que eramos. Pero las cosas se olvidan rápido , más de lo que pensamos, y enseguida llegan las primeras reuniones sociales y con ellas poco a poco la sensación de «falsa seguridad». Vemos gente por la calle, en bares, los supermercados llenos, la playa abarrotada, el calor…gente con mascarilla, gente sin ella, oímos por los medios que hay rebrotes,  las UCIS se van llenando, pero… como que nos pilla un poco lejos, y nos vamos relajando.

Por eso es importante recordar, para tenerlo muy presente y que no se olvide, que nuestras reuniones ahora deben hacerse desde la seguridad. La nuestra y la de nuestros acompañantes. Y que en realidad las medidas a tomar son muy sencillas, como llevar mascarilla el máximo tiempo posible, evitar el contacto físico o aumentar  las medidas de higiene. Con muy poco, se consigue mucho. ¡Y ya vendrá el tiempo de abrazarnos!. Porque venir, vendrá. De eso estoy segura.

CAG